El Portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos Elche, David Caballero, señala al alcalde, Carlos González, y a Mireia Mollà como los únicos culpables de que los ilicitanos tengan que asumir el coste de 35.000 euros para el apuntalamiento interior del edificio El Progreso.

Desde la formación naranja se ha sostenido la teoría de que el Tripartito debió presionar a sus homólogos en Valencia para que Consellería de Cultura diera una respuesta urgente respecto a la suspensión cautelar del derribo del edificio El Progreso.

En la comisión de Urbanismo de esta misma mañana, el concejal del área ha reconocido que la Consellería aún no ha tomado ninguna decisión y que tras los 10 días de alegaciones de la propiedad, el órgano autonómico dispone de 2 meses para responder.

Esta situación ha provocado que el Ayuntamiento actúe y sean las arcas municipales quienes asuman los costes del apuntalamiento, “lo que supondrá que todos los ilicitanos tengamos que pagar de nuestros bolsillos esos 35.000 euros por la incapacidad de PSOE y Compromís”, ha explicado David Caballero.

Desde la formación naranja se considera que las divisiones internas del Tripartito, y más en concreto entre el PSOE y Compromís, y también del gobierno autonómico, generan un bloqueo en la ciudad “que estamos pagando todos los ciudadanos”.

El Portavoz David Caballero considera que Elche no puede permitirse tener cerrada la Plaza de la Constitución al tratarse de una vía de mucho tráfico, con una alta concentración comercial y porque se trata de un asunto que llevaba diez años en los cajones de los diferentes gobiernos locales.